El Compromiso Sandino, suscrito en 2005 entre los Gobiernos de Cuba y Venezuela, alcanzó la cifra de seis millones de pacientes con problemas visuales en Latinoamérica y el Caribe.

Desde el Palacio de Miraflores, ubicado en Caracas, el presidente de la República, Nicolás Maduro, precisó que el despliegue de la Misión Milagro permitió la realización de más de tres millones de intervenciones quirúrgicas a venezolanos en situación de vulnerabilidad.

De la cifra total, 136.000 pacientes proceden de Guatemala; 9.277 de Colombia; 62.000 de Honduras; 50.000 de Panamá; 52.000 de Argentina; 11.953 de México; 3.077 de Belice; 171.000 de Nicaragua; más de 3.000 de Costa Rica y más de 2.600 de Chile.

El Jefe de Estado agregó que 77.730 beneficiarios son de Uruguay; más de 40.000 de Perú; 28.000 de Paraguay; más de 153.000 de Ecuador; más de 61.000 de Brasil; 8.000 de Puerto Rico; 6.295 de Surinam; más de 15.000 de Guyana; 37.998 de El Salvador y 691.000 de Bolivia.

Destacó que la Misión Milagro también ofreció atención especializada en Dominica, Antigua y Barbuda, San Vicente y La Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Granada, República Dominicana, Bahamas, Barbados, Haití, Jamaica, Monserrat, Cuba, Santa Lucía, Trinidad y Tobago.

En este sentido, el embajador de Cuba en Venezuela, Rogelio Polanco, destacó el rol asumido por ambas naciones en la atención integral a pesar del escenario de agresión que persigue la desunión de los pueblos.

“Hoy tenemos que estar muy satisfechos de lo que hemos hecho juntos Cuba y Venezuela, de lo que es posible cuando ponemos en función de nuestro pueblo los recursos humanos y materiales”, apuntó Polanco.

El Compromiso de Sandino dio inicio al plan masivo de atención médica en el área oftalmológica, concentrando esfuerzos en la expansión de la Misión Milagro.