“Del 2 al 4 de diciembre la capital venezolana se convertirá en la sede del Congreso Internacional de Comunicación ahora hablan los Pueblos, iniciativa a en la que se estima la participación masiva de organizaciones nacionales, colectivos y más de un centenar de invitados internacionales” informó Tania Díaz, vicepresidenta de Agitación, Comunicación y Propaganda del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Díaz participó conjuntamente con Aristóbulo Istúriz, vicepresidente del Gran Polo Patriótico, en la plenaria del Congreso Bolivariano de los Pueblos, que se realizó la tarde de este jueves en auditorio de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, donde se congregaron representantes de al menos unas 64 organizaciones sociales.

Díaz apuntó que, aunque la sede del Congreso será el hotel Venetur Alba Caracas, “toda Venezuela estará participando porque tendremos actividades en los 335 municipios del territorio y los 24 estados, en donde las organizaciones sociales que se agrupan en el Congreso Bolivariano de los Pueblos estarán muy activas también en los distintos encuentros”.

“Los temas en la agenda de trabajo serán de los más diversos, pero pertinentes”, afirmó Díaz, y agregó que “la participación será muy abierta, pues tendremos planteamientos teóricos que tienen que ver con la ataque cultural en contra nuestros pueblos originarios, como las practicas neocoloniales y neoliberales que el capitalismo arremete con su industria cultural agresiva en contra la sociedad latinoamericana”, expresó.

“El caso de Bolivia es emblemático, se les ha pedido a las mujeres retirarse las coloridas y frondosas polleras en señal de negar su identidad, e igualmente se quemó la bandera plurinacional, ejemplos de la barbarie cultural que se comete con nuestros pueblos”, señaló Díaz.

Por su parte, Aristóbulo Istúriz dijo que este Congreso Internacional de Comunicación “será la tribuna perfecta para que la Patria grande, que toda la América Latina levante su voz de protesta en contra el imperio norteamericano, que no desea otra cosa que someternos como nación, a través de la aplicación de Doctrina Monroe”.