Durante su derecho de palabra en el Encuentro Antiimperialista de Solidaridad por la Democracia y contra el Neoliberalismo, le presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, aseguró que han surgido frentes de resistencia impulsada por las bases (poder popular) para la nueva geopolítica latinoamericana y caribeña.

“Empieza a configurarse una nueva situación en la geopolítica de la región (…) una nueva ola (…) los espacios del futuro para una nueva situación de alternativas”, en la lucha por la democracia y contra el imperialismo, apuntó.

En primer lugar está la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), como “frente progresista”; en el que juega un papel determinante el presidente de México, Manuel López Obrador, y los presidentes recién electros de Argentina y Uruguay, Alberto Fernández y Daniel Martínez.

Seguidamente se encuentran los movimientos populares, como ha sido el caso de países como Ecuador y Chile, que han salido a las calles en protestas contra las medidas neoliberales impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Hay que articular, unir, romper barreras, acabar con la división, para que unos y otros nos podamos ver y encontrar (…)  pero quienes pueden articular la unión son los pueblos”, aseguró el Mandatario al resaltar que solo en la unión esta la fuerza para derrotar al colonialismo y hacer de América Latina y El Caribe una potencia.

“En América Latina y El Caribe somos hermanos de raíz y de sangre (…)  Tenemos un destino en común”, concluyó.